Nombre de Dominio vs Alojamiento Web, ¿iguales o diferentes? 

¿No es lo mismo tener un nombre de dominio que tener un alojamiento? La respuesta es: no, son cosas diferentes.

Es muy común que algunas personas confundan lo que es un nombre de dominio y un alojamiento web. Sin embargo, es muy importante aclarar las diferencias entre los dos términos antes de comiences con tu primer sitio web.

En términos simples, un nombre de dominio es como la dirección de tu hogar; por otro lado, alojamiento web, es el espacio donde ubicas tus muebles.

Un dominio representa el nombre de un sitio web, mientras que el alojamiento web o web hosting es el espacio donde se almacenarán y procesarán los archivos.

¿Qué es un nombre de dominio?

Cuando registras un dominio, te otorgan la propiedad y los derechos exclusivos sobre el nombre de tu sitio web. Nadie más en el mercado tiene derecho a adquirir el nombre de tu dominio.

Para instalar y operar tu sitio web, necesitas un nombre de dominio y un servidor web configurado correctamente (web hosting). Debes tomar en cuenta que un nombre de dominio es una cadena de caracteres que dan identidad a tu sitio web; y ese nombre de dominio sólo puedes registrarlo con un registrador de dominios.

Las computadoras se comunican utilizando una serie de números que conocemos como direcciones IP, de manera muy similar a como se marcaría un número telefónico para hablar con una persona específica. Los nombres de dominio en la internet se asemejan a una guía telefónica e indica el servidor en el cual se encuentra alojado su sitio.

Sin contar con un dominio, tendrías que indicarle a tus visitantes que el sitio se halla en 123.456.789.123/~misitio en lugar de utilizar un nombre fácil de memorizar y elegante.

¿Qué es un alojamiento web?

Un alojamiento web, normalmente es un servidor web, una gran computadora que almacena muchos archivos de datos.

Los proveedores de alojamiento web normalmente alquilan servidores web y conexiones de red a los usuarios finales o a los revendedores. En la mayoría de los casos, los proveedores de hosting serán los que se encarguen del trabajo de mantenimiento del servidor (como copia de seguridad, configuración de raíz, mantenimiento, recuperaciones de desastres, etc.); pero para ciertos casos, los usuarios finales necesitarán cubrir todo por sí mismos.

Es muy similar al espacio, local  u oficina que rentas para tu negocio. Es simplemente el espacio en sí, no incluye sitio.

Sin un servicio de hospedaje web te faltaría el lugar para colocar tu sitio web, tus archivos. Sin un hospedaje web, tu dominio sería como un teléfono desconectado y tus archivos no tendrán un lugar para alojarse.

Archivos del sitio web

Los archivos de sitio son los que se “sirven” al visitante de tu sitio. Los archivos de tu sitio son similares a cualquier otro archivo que utilices, con extensiones tales como .jpg ó .mp3. El sitio web contiene además archivos con extensión .aspx, .php y .html.

Un servidor web sabe como leer o interpretar estas extensiones y por este medio le da forma a tu sitio web, presentando el sitio que tú tenías en mente.

Una vez que hemos comprado las dos cosas, el dominio y el alojamiento, solo hay que configurar el dominio para enlazarlo a esos servicios que hemos comprado.

Esto se hace asignando al dominio los DNS correspondientes al alojamiento. Es muy sencillo de hacer, pero esto ya es otra historia.